Variadas

Chucho Valdés, ‘La unión de raíces afrocubanas es mi legado al jazz”

El músico cubano del género jazz Chucho Valdés todavía recuerda el consejo que le dio su padre, el maestro Bebo Valdés cuando decidió seguir sus pasos en el arte y que posteriormente le daría una extensa trayectoria de éxitos.

‘Mi padre me preguntó si realmente quería ser músico, tenía que tener mucha disciplina, estudio, respetarme y respetar a las personas que me están escuchando«, porque se requiere de todo eso sumado al talento natural.

El jazzista, que arriba a sus 80 años de edad, ha sido creador de varias agrupaciones, desde el Trío, cuando apenas contaba con 15 años, hasta Irakere, primer grupo cubano que visitó a los Estados Unido para participar en un festival, cuya presentación se grabó en vivo; “ese disco fue el que abrió las puertas internacionales y fue mi primer Premio Grammy”, dice con cierto dejo de orgullo por el impacto logrado.

Entiende que con el referido grupo revolucionó la música, no solo de Cuba, ya que se cambiaron algunos instrumentos por los de raíces afrocubanas, y ese ingrediente, incorporado al jazz ha sido su legado al género y a los jóvenes que siguen su música, confiesa en una entrevista exclusiva para EL DÍA , lograda a través de su colega y amigo Jochy Sánchez.

El pianista y compositor habanero que abrazó música desde los cinco años de edad, ha recibido innumerables premios y reconocimientos entre los que se sobresalen ser ganador de seis Gammy y cuatro Grammy`s Latino. Por su Álbum Jazz Batà 2 obtuvo el Latin Grammy como Mejor Álbum Latino y la Revista Billboard lo incluyó como uno de los 50 mejores discos latinos de la década.

Además, ha recibido varios Doctorados en Honoris Causa de distintas universidades. En el 2018 fue incorporado al Salón de la Fama Leyenda Viva del Jazz en Nuevo Orleans; Premio a la Excelencia Musical de los Grammy.

Es Embajador de Buena Voluntad por la FAO, entre otras distinciones a su legado musical.

Dionisio Jesús Valdés, nombre de pila del laureado músico, agradeció a Dios y a su padre por logros acumulados; « me siento súper orgulloso por todo lo que he recibido, porque ha sido el fruto de años de esfuerzo, de investigar, estudiar, escuchar y de amor por la música«, al tiempo manifestar que el mayor homenaje se lo hacen los jóvenes que mantienen viva su música.

Aunque reconoce que ha hecho mucho por la música, dice que todavía faltan muchas cosas por hacer y espera que la pandemia le permita cumplir con varios conciertos internacionales pautado para este año.

Una música de élite Con relación a que algunos tildan al jazz es de élite, a su juicio el género es una música donde se analiza las cualidades de un improvisador, de una persona que está creando su historia con su instrumento, que se hace con un tema dado y se da la imaginación de un solista.

Recordó las grandes orquestas que, en los años 30, tocaban jazz como una música bailable, que utilizaba los zapatos para manifestarse, al tiempo de afirmar que, en la actualidad, el público que sigue al género es muy grande.

Del Jazz dominicano ponderó los aportes de los maestros Michel Camilo y Jochy Sánchez, a quienes también los une una gran amistad.

Amor por el merengue El virtuoso músico revela tener un amor muy grande por los dominicanos y por su música, además de contar con parte de sus mejores amigos en la tierra quisqueyana.

Conoció el merengue a través de Bebo Valdés, quien en viajes a la República Dominicana le llevó tres discos; ahí despertó su interés; “No recuerdo bien los nombres, pero mi padre fue quien me enseñó el ritmo y desde ahí aprendí a querer esa música”.

Recuerda que, en el año 1995, grabó el merengue “Por culpa del guao”, que tuvo una gran pegada en la radio cubana. Además “Mambo Influenciado“ de su autoría y con los arreglos del saxofonista puertoplateño, Sandy Gabriel, así como temas de otros artistas que ha ejecutado con su banda.

Asimismo, ha tocado con los dominicanos Jochy Sánchez y El Prodigio a quien calificó como “tremendo”. Su última actuación fue en el Gran Teatro del Cibao de la ciudad de Santiago, durante el Dominican Jazz en el 2007.

De los artistas locales dice que le encantan las canciones de Maridalia Hernández y Juan Luis Guerra.

“Oye chica, déjame decirte que en mi casa se hace mofongo todos los días: eso es mofongo por aquí y mofongo por allá y con eso es que me desayuno”, dijo entre risas.

Música

— El país El reconocido músico Chucho Valdés ha tocado con los dominicanos Jochy Sánchez y El Prodigio, a quien calificó como “tremendo”. Además, siempre ha estado ligado a la música dominicana y ha venido a tocar al país en varias ocasiones.

*Por Fior D`Aliza Taveras

FUENTE: https://eldia.com.do

Administrador

admin@enews360.com